¿De verdad prefieres consumir aceite de oliva?

Según los datos del Ministerio de Agricultura, durante el año 2015 se han consumido 4,73 litros por persona de aceite de oliva (suave e intenso) en España. El consumo de aceite de oliva virgen extra es inferior, siendo de tan sólo 2,28 litros per cápita.

Datos consumo aceites oliva España 2015

Fuente magrama

Existe una gran confusión entre los consumidores, mitos que se han ido transmitiendo de boca en boca y han calado en la sociedad. Tales como: el aceite turbio o de color verde es de mejor calidad, el sabor del aceite de oliva virgen extra es siempre amargo y fuerte…

Está demostrado que el color del aceite no influye en su calidad, por eso se emplean vasos opacos para hacer las catas. Y por otro lado, cada aceite de oliva virgen extra tiene unas características organolépticas diferentes dependiendo de las variedades de aceituna que se hayan empleado (en España existen más de 250 variedades).

Para lograr unos matices similares, nuestros expertos catadores elaboran un coupage (mezcla de distintos aceites de oliva virgen extra) para conseguir el sabor característico de Aceites Abril.

Puede pasar, que no te guste un tipo de variedad de virgen extra (AOVE) o de aceite de oliva virgen. Que no te guste el coupage que elabora una marca en concreto pero lo que es irrefutable, es que los aceites vírgenes son el verdadero zumo de aceituna y por ello los aceites más saludables son el aceite de oliva virgen y el virgen extra.

A diferencia del aceite de oliva suave  (0,4º) y el oliva intenso (1º), el virgen y el virgen extra se elaboran únicamente a través de métodos mecánicos. Si el zumo resultante es un aceite perfecto, de calidad superior se denomina Virgen Extra. Si posee algún defecto, casi imperceptible en la cata o en los análisis químicos, se denomina Virgen. Recalcar que este tipo de aceite es también de buena calidad y perfecto para freír.

¿Qué son los aceites de oliva refinados?

aceite de oliva

Al prensar las aceitunas puede ocurrir que el aceite resultante tenga defectos. Existen varios motivos, puede ser por problemas del estado de las aceitunas, problemas de conservación, etc. A este tipo de aceite de oliva se le denomina Lampante y no es apto para el consumo humano. Para corregir los defectos se le aplica un proceso denominado refinación, neutralizando el sabor, el color y olor. Lamentablemente durante el proceso el aceite pierde parte de los ácidos grasos beneficiosos para la salud. Para devolverle sabor y olor se mezcla con aceite de oliva virgen o virgen extra. El resultado: si lleva más cantidad de virgen o AOVE se denomina aceite de oliva intenso o 1º. Si lleva más cantidad de aceite de oliva refinado, se llama aceite de oliva suave o 0,4º.

Este tipo de aceite tendrá un sabor menos acentuado que la mayoría de los vírgenes extra. Por este motivo, es idóneo para las recetas con sabores delicados para no enmascarar el sabor.

Como conclusión, no debemos descartar el consumo de virgen extra por haber probado uno que no nos gustase. Para gustos AOVES.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *