DEPORTE


Fomento de un estilo de vida saludable mediante el apoyo al deporte. Aceites Abril destina una parte de su presupuesto de Marketing a al patrocinio de equipos de categorías inferiores, siendo actualmente 250 equipos deportivos de toda Galicia. En total reúnen a 4.000 niños y niñas con edades comprendidas entre los 4 y 16 años.

EXALTACIÓN DE LA GASTRONOMÍA GALLEGA


La cultura gastronómica gallega es muy completa y destaca por la calidad de sus materias primas. Como empresa gallega que es, Aceites Abril tiene la obligación de exaltar la gastronomía gallega apoyando las fiestas gastronómicas populares y dando a conocer las bondades de la dieta atlántica.

RECUPERACIÓN DEL OLIVAR GALLEGO


Desde hace años, Aceites Abril apoya y promueve las plantaciones de olivares, asentadas en las provincias de Ourense y Pontevedra, que junto algunas comarcas del sur de la de Lugo son las áreas más propicias para este cultivo en la geografía gallega. El reto más importante en este proyecto pasaba por adecuar las particularidades del cultivo a la estructura territorial de Galicia, donde el minifundio impide el aprovechamiento rentable de la plantación tradicional que caracteriza a la olivicultura de otras zonas de España.

Tras un arduo trabajo de investigación, la respuesta ha sido la explotación superintensiva centrada en la variedad Arbequina. Esta variedad arbustiva del olivo, originaria de Lleida, permite la plantación en seto, posibilitando la puesta en producción de las pequeñas fincas que disfrutan del microclima necesario para el cultivo. Además, la variedad elegida se caracteriza por un rendimiento temprano, logrando las primeras cosechas a corto plazo, entre 3 y 5 años.

El proyecto de fomento de nuevas explotaciones olivareras ha tenido una gran acogida entre los agricultores, a los que la empresa orensana acompaña con asesoramiento técnico y formación específica.

En 2013, se recogieron de ellos los primeros 2.000 litros de aceite “del país”, y a finales de 2014 Aceites Abril empezó a comercializarse aceite obtenido exclusivamente de aceitunas gallegas.

El olivo se ha revelado como una alternativa para el aprovechamiento de tierras hasta ahora improductivas, acompañando a otros cultivos que se descubrieron igualmente apropiados para el clima y la geografía galaica y que hoy son símbolo de nuestra agricultura, como la vid.

En Galicia, y como se está recuperando este cultivo; se ha optado por variedades que permitan el cultivo con garantías. Así variedades como la Arbequina o Picual, están teniendo excelentes resultados. Variedades con más resistencia a las heladas, además de a plagas y enfermedades.