Mejillones en escabeche

El escabeche es una salsa riquísima, tradicional española, que no puede faltar en tu recetario.Es una salsa muy versátil, se puede utilizar para aumentar el sabor de carnes y pescados. ¿Qué os parece si nos estrenamos con los escabeches y preparamos unos mejillones en escabeche? Es una receta muy sencilla con la que aprenderéis cómo hacer un buen escabeche.

Ingredientes para los mejillones

  • 1 kg mejillones
  • 50g vino blanco
  • 1 hoja de laurel

Ingredientes para el escabeche

  • 200g cebolla
  • 60g zanahoria
  • 1 ajo
  • 1 rama de romero
  • 10 granos de pimienta
  • 200g aceite de oliva virgen extra
  • 70ml vino blanco
  • 56g vinagre de jerez
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharadita pimentón dulce
  • caldo cocción mejillones
  • 1 rama de tomillo

Preparación de los mejillones en escabeche

  1. Lo primero que haremos será limpiar muy bien los mejillones. Con la ayuda de un cuchillo y debajo del agua, le quitaremos las impurezas de la cáscara y los pelillos del lateral.
  2. A continuación, pondremos una olla al fuego con vino blanco y cuando rompa a hervir, añadir la hoja de laurel y los mejillones. De esta forma los taparemos y los dejaremos cocer unos minutos hasta que se abran.
  3. Los apartamos del fuego y los escurrimos en otra fuente. No tiréis el agua de la cocción, ya que la emplearemos en la elaboración del escabeche.
  4. Colaremos el caldo de cocción para retirar las impurezas que pueda tener.
  5. Una vez que los mejillones estén templados o fríos, los retiramos de las cáscaras y los ponemos en un tupper o recipiente que se pueda cerrar.
  6. Una vez finalizado los mejillones empezaremos con el escabeche. Cortamos cebolla en tiras muy finas y la zanahoria en juliana.
  7. Añadimos aceite de oliva virgen extra abril a una cacerola, cuando esté caliente incorporar la hoja de laurel, tomillo, romero, ajos, pimienta, cebolla y zanahoria. Dejamos varios minutos sofreír a fuego fuerte.
  8. Incorporar el pimentón dulce, el vinagre y el vino blanco, el caldo de cocción de los mejillones y dejamos cocer a fuego fuerte varios minutos hasta que rompa a hervir.
  9. En este punto, apartamos y tiramos por encima de los mejillones. Dejamos enfriar y lo guardamos en el frigorífico hasta el momento de servir.

como hacer mejillones en escabeche

Falsa castaña de chocolate ahumada con aceite de oliva virgen extra gallego

Todo el mundo sabe que lo mejor que hay para freír es el aceite de oliva pero, ¿Sabes que más usos gastronómicos tiene el aceite de oliva?

En la Feria Internacional de Gastronomía Xantar 2017, el Chef Luis Vidal elaboró en nuestro stand el trampantojo “Falsa castaña de chocolate ahumada con aceite de oliva virgen extra gallego“. Lo que más llamó la atención de esta receta fue la emulsión del aceite de oliva virgen extra. En este caso, hemos aprovechado para hacerlo con el aceite gallego. Tenemos que desencasillar el aceite de oliva como producto exclusivo para frituras y aliños…. el aceite de oliva con azúcar, tal y como se muestra en esta receta, es un potenciador del sabor dulce, un complemento exquisito para nuestros postres.

Ya sea porque no has podido asistir al showcooking o bien porque quieres volver a saborearlo o sorprender a tus amigos, compartimos la receta de Luis Vidal: Falsa castaña de chocolate ahumada con aceite de oliva virgen extra gallego.

Falsa castaña de chocolate ahumada con aceite de oliva virgen extra gallego.

Falsa castaña de chocolate ahumada con aceite de oliva

Ingredientes

Para las trufas, aproximadamente 30 raciones:

Para la crema de aceite de oliva vírgenes extra:

  • 60 gr de aceite de oliva virgen extra de aceites Abril.
  • 20 gr de azucar glass.
  • 1 gr de goma xantana.

Preparación Falsa castaña de chocolate ahumada con aceite de oliva virgen extra gallego

Para las trufas:

1.- Calentamos la leche junto con el aceite de oliva sin superar los 60º de temperatura.

2.- Retiramos del fuego y añadimos la cobertura de chocolate. A continuación, batimos con energía hasta conseguir una textura homogénea.

3.- Dejamos enfriar a temperatura ambiente durante unos minutos y lo guardamos en el frigorífico durante 24 horas.

4.- Llegó el momento divertido, el de ensuciar las manos. Con mucho cariño, vamos dándole forma de castaña a nuestras trufas.

5.- Una vez completado los pasos más difíciles, sólo nos falta tostar los erizos de castaña en el horno durante 4 minutos a 150º para secarlos y eliminar los posibles organismos que puedan quedar.

6.- Con un soplete (lo podemos comprar en cualquier bazar por 10 €), quemamos el interior del erizo para que la trufa recoja el aroma de castaño.

Para la crema de aceite de oliva vírgenes extra:

1.- En un bol, emulsionamos con la ayuda de una varilla el aceite de oliva virgen extra gallego, el azúcar glass y la goma xantana hasta conseguir una textura de crema ligera. Si vemos que está la crema muy  espesa, le echamos más aceite de oliva y seguimos batiendo hasta que la crema quede más líquida.

2.- Rellenamos las pipetas (las podemos conseguir en cualquier farmacia). Es muy importante que antes de introducirlas en la crema apretemos bien para que se llenen hasta la mitad. A continuación, clavamos las pipetas sobre nuestras falsas castañas.

3.- Emplatamos con mucho cuidado, abrimos los erizos e introducimos la trufa con la pipeta en su interior. Aunque parece una tarea fácil, es uno de los pasos más importantes. La apariencia marcará la diferencia.

4.- Para finalizar, terminamos nuestras trufas con una escama de sal para potenciar el sabor del aceite de oliva y el chocolate.

3 Aliños de ensalada saludables

Después de los empachos navideños, la ensalada es uno de los platos más recurrido para recuperar la linea y limpiarse por dentro. Incluso como que el cuerpo nos lo pide. Además es una receta sencilla y sana que admite infinidad de variaciones. Pero por pereza podemos caer en la rutina y elaborarla siempre del mismo modo. Para evitarlo, podemos emplear aliños de ensalada que sumarán sabor al plato pero sino tenemos cuidado también calorías y nutrientes poco sanos.

Lo ideal sería evitar los aliños listos para usar y utilizar aliños caseros. A no ser que se nos vaya la mano y nos volvamos locos mezclando ingredientes poco saludables, tendrán menos grasas y azúcares.

No hace falta que os lo diga pero la clave de los aliños de ensalada saludables es la selección de los ingredientes. Siempre en cantidades equilibradas.

A continuación, os presentamos tres aliños de ensalada saludables y muy sencillos de hacer.

Aliño de naranja 

Ingredientes

  • 3/4 taza de jugo de naranja natural.
  • 1/4 taza de jugo de limón natural.
  • 5 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.

Preparación

Fácil, tenemos que mezclar todos los ingredientes hasta que tengan una consistencia homogénea. Los zumos aportarán acidez a la ensalada, lo cuál, favorece a la absorción de los minerales. Son una fuente de vitamina C, potasio y antioxidantes. El aceite de oliva virgen extra es una gran fuente de ácidos grasos insaturados, vitamina E con poder antioxidante. Os recomiendo emplear una aceite de oliva virgen extra monovarietal de la variedad hojiblanca o arbequina para que no enmascare el sabor. Si empleamos alguno AOVE fuerte puede hacer que pase desapercibido el sabor de alguno de los otros ingredientes.

Aliño de aguacate

Ingredientes

  • 1 Aguacate.
  • 1/2 Zumo de limón.
  • 1 Diente de ajo.
  • 1 Trozo de cebolla.
  • 2 Cucharadas de aceite de oliva virgen extra gran selección.
  • 4 cucharadas de agua.
  • Sal al gusto.
  • Una pizca de pimienta.

No es una lista de ingredientes cerrada. Si no sois muy fans del aguacate, lo podéis sustituir por otro ingrediente: zanahoria, espinacas, manzana…

Preparación

  1. Partimos el aguacate, le sacamos el hueso y lo vaciamos. Ponemos la pulpa en la batidora.
  2. Añadimos a la batidora el diente de ajo, el aceite de oliva virgen extra gran selección, el agua, el trozo de cebolla, zumo de limón, sal y pimienta.
  3. Trituramos todos los ingredientes hasta que quede una salsa fina.
  4. Colocamos en una salsera y lista para servir.

Salsa de queso

aliño-salsa-de-queso-ensalada

Ingredientes

  • Porción de queso de burgos desnatado
  • Leche desnatada
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra arbequina
  • 1/4 Zumo de limon

Preparación

Batimos un trozo de queso de Burgos desnatado con leche, aceite de oliva virgen extra variedad arbequina y unas gotas de zumo de limón. Las cantidades son orientativas, dependerá de la consistencia que le queramos dar a la salsa.

Aunque lleva queso, al ser desnatado contiene muy pocas grasas pero concentra alrededor de 15% de proteínas.  Por lo tanto, brinda saciedad al organismo básicamente debido a su aporte proteico.

Flan de aceite de oliva Arbequina y naranja

Hoy hemos preparado una receta tradicional y casera, un flan de aceite de oliva y naranja que nos hará recordar los flanes de otra época.

Esta receta incluye dos ingredientes que aportan al flan gran textura y sabor, el aceite de oliva virgen extra Arbequina y la naranja. La combinación entre ambos es un clásico no sólo en repostería, uno de los aceites esenciales más valorados es el aceite de naranja. Este aceite esencial, además de ser beneficioso para nuestra salud, es antiséptico, antiinflamatorio y diurético, aporta sabor y cualquier postre.

Hoy no hemos utilizado un aceite esencial, pero sí la combinación de ambos ingredientes que hará de este flan de aceite de oliva un postre especialmente cremoso y con sabor.

La variedad de aceite que hemos empleado es la Arbequina. Esta es una aceituna de pequeño tamaño, que se encuentra entre las variedades con mayor porcentaje de extracción de aceite y con mayor porcentaje graso. Se trata de una variedad ligera y suave, con toques a frutos secos y con bajo nivel de picor y astringencia. Tenemos por tanto un aceite perfecto para utilizar en repostería, que aportará a nuestros postres, textura y sabor delicado.

Como resultado, tendremos un flan de aceite de oliva clásico y tradicional, suave, cremoso y con sabor.

Información receta:

  • Fácil
  • 1,5 horas
  • 8 raciones
  • 0,25 €/ud.

Ingredientes

Preparación del flan de aceite de oliva y naranja

flan de aceite de oliva y naranja

1.- En un bol grande, añadimos los huevos, el azúcar y la ralladura de naranja. Seguidamente empezamos a batirlos bien.

2.- Añadimos el zumo de naranja y el aceite de oliva virgen extra Arbequina y seguimos batiendo la mezcla.

3.- Agregamos la leche entera, a continuación mezclamos y reservamos.

4.- En un cazo pequeño añadimos el azúcar y el agua para hacer un caramelo. Calentamos a fuego medio, sin remover, hasta que tengamos un caramelo dorado. Debemos tener la precaución de controlar en todo momento la cocción porque el caramelo, en un momento, podría quemársenos.

5.- Vertemos el caramelo en la flanera y lo repartimos por su base y laterales. Dejamos que se endurezca ligeramente antes de verter la mezcla para el flan.

6.- Colocamos la flanera en un recipiente alto de tal forma que podamos rellenarlo de agua hasta, más o menos la mitad de la altura de la flanera. A continuación, colocamos la flanera en el recipiente con agua.

7.- Con el horno previamente caliente a 180ºC, horneamos el flan durante 1 hora o 1 hora, 15 minutos. Comprobamos que el flan está listo pinchándolo con un palito. Si este sale limpio, el flan estará en su punto.

8.- Retiramos la flanera del horno, dejamos que se enfríe a temperatura ambiente y finalmente lo guardamos en el frigo hasta que esté bien frío y vayamos a consumirlo.

9.- En el momento de servir el flan lo desmoldamos y finalmente lo servimos el flan de aceite de oliva y naranja acompañado de su caramelo.

Bombones de aceite de oliva virgen extra picual

Ya sea para una ocasión especial, o simplemente por darnos un capricho, los bombones son, en muchas ocasiones, un acierto. Lejos de tratarse de un dulce complicado, hacer bombones en casa es posible. Hoy queremos traeros la receta de unos estupendos bombones, pero esta vez  diferente, bombones de aceite de oliva.

La elección de un buen aceite virgen extra es fundamental en este tipo de recetas. En España existen 260 variedades, pero las que más se comercializan coinciden con la gama de Abril: arbequina, hojiblanca y picual. El aroma y sabor del aceite de oliva tiene gran protagonismo en estos pequeños bocados, por eso debemos tener claro qué queremos conseguir. Además es muy recomendable utilizar los monovarietales en esta época del año, ya que acabamos de obtener la cosecha 2015-2016 que guarda toda la frescura y aromas afrutados.

Hoy hemos utilizado un aceite de oliva de Aceites Abril de la variedad Picual. Esta variedad tiene gran personalidad por su aroma y sabor. Sus toques amargos ligeramente picantes, tendrán gran presencia en nuestros bombones. Al tratarse de unos bombones de chocolate negro, la combinación con esta variedad de aceite es ideal para los amantes de los sabores intensos.

Si preferimos unos bombones más delicados y sutiles, podemos sustituir el chocolate negro por chocolate con leche y el aceite de oliva virgen extra, variedad picual, por otra más suave y afrutada como la arbequina u hojiblanca.

Si queréis sorprender a los vuestros con un capricho distinto y de categoría, no lo dudéis, poneos manos a la obra con unos bombones de aceite de oliva.

Información receta:

  • Fácil
  • 2 horas
  • 25 bombones
  • 0,12 €/ud.

Ingredientes

  • 200 gr. chocolate 70% cacao
  • 100 gr. chocolate con leche
  • 35 gr. nata
  • 35 gr. aceite de oliva Virgen Extra Picual de Aceites Abril

Preparación bombones de aceite de oliva virgen extra picual

bombones-aceite-oliva

1.- Comenzamos derritiendo, a baño maría, tres cuartas partes del chocolate negro, 70% cacao. Sin parar de remover y, a fuego bajo, derretimos el chocolate hasta que no queden trozos visibles.

2.- Apagamos el fuego y añadimos el resto del chocolate 70%. Continuamos removiendo hasta que, con el calor residual del chocolate ya derretido, se derrita esta nueva tanda.

Con este proceso de derretir el chocolate por partes, lo que hacemos es atemperar el chocolate. En un primer momento lo subimos de temperatura, para luego bajarlo al añadirle una parte de chocolate entero.

De nuevo ponemos el chocolate al fuego unos minutos para que vuelva a calentarse y retiramos.

3.- Rellenamos todos los huecos de un molde para bombones, con el chocolate que tenemos derretido. Dejamos que el chocolate se temple durante 1 o 2 minutos y retiramos el chocolate sobrante. Para ello, volcamos el molde sobre una superficie de tal forma que, el chocolate que sobre, caiga directamente. Este chocolate lo recogeremos para utilizar después en las tapas de nuestros bombones.

Se trata de conseguir la pared de los bombones, dejando un hueco interior donde luego pondremos el relleno.

4.- Con una espátula o un cuchillo, retiramos los restos de chocolate que queden en la parte exterior de las porciones.

Este paso es muy importante ya que, si los bordes no quedan limpios, quedarán rebabas que nos impedirás conseguir unos bombones bien rematados. Los bombones podrían romperse y quedarían feos una vez cuajados.

Guardamos el molde en el frigo durante una hora, hasta que el chocolate esté totalmente solidificado.

5.- Mientras se endurece el chocolate, preparamos el relleno. En un cazo calentamos la nata. Apagamos el fuego y añadimos el chocolate con leche troceado. Removemos bien hasta que se haya derretido. El calor que porta la nata será suficiente para conseguir una crema lisa.

6.- Añadimos el aceite de oliva y continuamos removiendo hasta que se integre con la crema.

7.- Ponemos el relleno de aceite de oliva en una manga pastelera, esto nos facilitará el trabajo de relleno de los bombones. Si no tenemos manga, siempre podemos hacerlo, con mucho cuidado y una cuchara.

Retiramos el molde del frigo. Veremos que la base de los bombones está totalmente dura. Rellenamos los bombones con la crema.

Debemos tener la precaución de dejar 3 o 4 milímetros libres, sin relleno para después poner el resto de chocolate negro como base.

8.- Calentamos de nuevo el chocolate negro que nos había sobrado y cubrimos cada uno de los bombones con él. Volvemos a retirar el exceso y limpiar los bordes.

Guardamos los bombones en el frigo una hora más hasta que se haya endurecido el chocolate. Desmoldamos y disfrutamos.