Cómo elaborar la tempura perfecta

La tempura es una técnica de rebozado ligero y crujiente que no tiene nada que ver con el fritanga. Se puede elaborar con los alimentos que más nos gusten, principalmente con verduras, mariscos y pescados. Si hay pequeños en casa, una tempura perfecta de verduras variadas puede minimizar el odio que sienten por los vegetales y empiecen a familiarizarse con las verduras.

Ingredientes

  • 300g agua
  • 200g harina de trigo
  • 6g levadura de panaderia
  • Abril Aceite de Oliva Suave
  • Verduras al gusto. En este caso zanahorias y cebollas.

Preparación de la tempura perfecta

cómo preparar una tempura perfecta

  1. Empezaremos elaborando la masa de tempura, para ello, pondremos en un bol de harina de trigo junto con la levadura de panadería desmenuzada con los dedos y le añadiremos poco a poco el agua.
  2. Una vez que tengamos la masa bien integrada la reservaremos tapada con papel film para que la levadura haga su proceso de fermentación. Así nos quedará una masa perfecta para cubrir nuestras verduras y que luego al freírlas queden muy crujientes. La dejaremos en reposo 30 min.
  3. Mientras fermenta la masa de tempura picaremos las verduras en juliana, cuanto más finas mejor. En esta ocasión usaremos zanahorias y cebollas pero podéis usar las verduras que más os gusten.
  4. Pondremos nuestro aceite de oliva suave al fuego para que vaya calentándose y mientras pasaremos nuestras verduras por la harina de trigo. Una vez que está todo bien integrado con harina, le quitaremos el film a la masa de tempura y nuestra masa habrá fermentado. La pondremos junto al fuego y le iremos añadiendo poco a poco las verduras que teníamos pasadas por harina.
  5. A continuación, introduciremos las verduras bien impregnadas en el aceite de oliva suave. Ojo, tiene que estar caliente, en su punto para que la masa no se empape de aceite. El truco para comprobar que el aceite de oliva está caliente es introducir uno de los palitos de la tempura. Si empieza a burbujear es que ya está listo para freír. Iremos añadiéndolas poco a poco para que no se junten y con la ayuda de un tenedor las iremos empujando hacia abajo y dándoles vueltas hasta que queden bien doradas por ambos lados. Así hasta que terminemos de freír todas nuestras verduras.
  6. Las iremos pasando a un papel absorbente para que suelten el exceso de aceite y al final les añadiremos un poquito de sal y las serviremos en una fuente bonita.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *