Bombones de aceite de oliva virgen extra picual

Ya sea para una ocasión especial, o simplemente por darnos un capricho, los bombones son, en muchas ocasiones, un acierto. Lejos de tratarse de un dulce complicado, hacer bombones en casa es posible. Hoy queremos traeros la receta de unos estupendos bombones, pero esta vez  diferente, bombones de aceite de oliva.

La elección de un buen aceite virgen extra es fundamental en este tipo de recetas. En España existen 260 variedades, pero las que más se comercializan coinciden con la gama de Abril: arbequina, hojiblanca y picual. El aroma y sabor del aceite de oliva tiene gran protagonismo en estos pequeños bocados, por eso debemos tener claro qué queremos conseguir. Además es muy recomendable utilizar los monovarietales en esta época del año, ya que acabamos de obtener la cosecha 2015-2016 que guarda toda la frescura y aromas afrutados.

Hoy hemos utilizado un aceite de oliva de Aceites Abril de la variedad Picual. Esta variedad tiene gran personalidad por su aroma y sabor. Sus toques amargos ligeramente picantes, tendrán gran presencia en nuestros bombones. Al tratarse de unos bombones de chocolate negro, la combinación con esta variedad de aceite es ideal para los amantes de los sabores intensos.

Si preferimos unos bombones más delicados y sutiles, podemos sustituir el chocolate negro por chocolate con leche y el aceite de oliva virgen extra, variedad picual, por otra más suave y afrutada como la arbequina u hojiblanca.

Si queréis sorprender a los vuestros con un capricho distinto y de categoría, no lo dudéis, poneos manos a la obra con unos bombones de aceite de oliva.

Información receta:

  • Fácil
  • 2 horas
  • 25 bombones
  • 0,12 €/ud.

Ingredientes

  • 200 gr. chocolate 70% cacao
  • 100 gr. chocolate con leche
  • 35 gr. nata
  • 35 gr. aceite de oliva Virgen Extra Picual de Aceites Abril

Preparación bombones de aceite de oliva virgen extra picual

bombones-aceite-oliva

1.- Comenzamos derritiendo, a baño maría, tres cuartas partes del chocolate negro, 70% cacao. Sin parar de remover y, a fuego bajo, derretimos el chocolate hasta que no queden trozos visibles.

2.- Apagamos el fuego y añadimos el resto del chocolate 70%. Continuamos removiendo hasta que, con el calor residual del chocolate ya derretido, se derrita esta nueva tanda.

Con este proceso de derretir el chocolate por partes, lo que hacemos es atemperar el chocolate. En un primer momento lo subimos de temperatura, para luego bajarlo al añadirle una parte de chocolate entero.

De nuevo ponemos el chocolate al fuego unos minutos para que vuelva a calentarse y retiramos.

3.- Rellenamos todos los huecos de un molde para bombones, con el chocolate que tenemos derretido. Dejamos que el chocolate se temple durante 1 o 2 minutos y retiramos el chocolate sobrante. Para ello, volcamos el molde sobre una superficie de tal forma que, el chocolate que sobre, caiga directamente. Este chocolate lo recogeremos para utilizar después en las tapas de nuestros bombones.

Se trata de conseguir la pared de los bombones, dejando un hueco interior donde luego pondremos el relleno.

4.- Con una espátula o un cuchillo, retiramos los restos de chocolate que queden en la parte exterior de las porciones.

Este paso es muy importante ya que, si los bordes no quedan limpios, quedarán rebabas que nos impedirás conseguir unos bombones bien rematados. Los bombones podrían romperse y quedarían feos una vez cuajados.

Guardamos el molde en el frigo durante una hora, hasta que el chocolate esté totalmente solidificado.

5.- Mientras se endurece el chocolate, preparamos el relleno. En un cazo calentamos la nata. Apagamos el fuego y añadimos el chocolate con leche troceado. Removemos bien hasta que se haya derretido. El calor que porta la nata será suficiente para conseguir una crema lisa.

6.- Añadimos el aceite de oliva y continuamos removiendo hasta que se integre con la crema.

7.- Ponemos el relleno de aceite de oliva en una manga pastelera, esto nos facilitará el trabajo de relleno de los bombones. Si no tenemos manga, siempre podemos hacerlo, con mucho cuidado y una cuchara.

Retiramos el molde del frigo. Veremos que la base de los bombones está totalmente dura. Rellenamos los bombones con la crema.

Debemos tener la precaución de dejar 3 o 4 milímetros libres, sin relleno para después poner el resto de chocolate negro como base.

8.- Calentamos de nuevo el chocolate negro que nos había sobrado y cubrimos cada uno de los bombones con él. Volvemos a retirar el exceso y limpiar los bordes.

Guardamos los bombones en el frigo una hora más hasta que se haya endurecido el chocolate. Desmoldamos y disfrutamos.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *